domingo, 12 de abril de 2009

No somos los únicos

Creer para Crear






Un camino de mil millas comienza con un paso...
Benjamín Franklin


Desde hace unos años se está produciendo un cambio en el mundo respecto a la temática ambiental. Cada vez hay más personas interesadas en saber sobre los problemas  existentes y en cómo mejorar su relación con éste. Como ejemplos que manifiestan estos cambios, entre muchos que se pueden comentar, están la celebración del “Día de la Tierra” y algunas campañas promoviendo acciones conservacionistas como organizar jornadas de reforestación o de saneamiento de las playas. Para apoyar y entender éstas u otras iniciativas es importante conocer algunos términos involucrados en esta temática.

Ambientalismo, conservacionismo o ecologismo son movimientos sociales, en ocasiones con fines políticos, que promueven actitudes y comportamientos para mejorar las relaciones socio-ambientales, es decir, promocionan la conservación del ambiente (paisajes, recursos naturales, especies animales y vegetales, entre otros), entendiendo éste como el entorno donde se desarrollan las condiciones necesarias para la vida del ser humano o de la sociedad y está conformado tanto por los seres vivos animales y vegetales como por el suelo, agua, aire y la interrelación entre ellos, además de la cultura y otros valores intangibles. Los grupos ambientalistas, que generalmente son organizaciones no gubernamentales, buscan promocionar cambios en las políticas ambientales, así como en las conductas de pequeños grupos, empresas, comunidades o en niveles más amplios (esto dependerá del alcance y objetivos que éste posea). Algunos, buscan promover el desarrollo sustentable el cual, en materia ambiental, se refiere a crear y mejorar tecnología de producción que tenga menor impacto en el ambiente y fomentar el buen uso de los recursos naturales, para así proteger y conservar la biodiversidad de los ecosistemas.

La biodiversidad es la agrupación de las diferentes especies en un determinado ecosistema (sistema formado por la interacción entre seres bióticos o vivos y seres abióticos o medio ambiente) o en el mundo entero. De ésta depende la subsistencia de cada una de las especies; debemos recordar que somos un todo y que la relación de unos con otros es indispensable para poder subsistir.

El ambientalismo suele ser confundido con el término “ecología”, generalmente ambos son empleados con el mismo significado, lo que es erróneo, ya que la ecología es la ciencia que estudia al hombre, al ambiente y su interrelación; el ambientalismo se preocupa principalmente por el deterioro y mejora de las condiciones ambientales. Otros términos que no deben ser confundidos son “ecólogo” y “ambientalista”, siendo el primero el profesional en ecología y el segundo el activista en conservacionismo. Sin embargo, es correcto hablar de “movimiento ecologista”, “movimiento ambientalista o conservacionista” de igual manera, ya que implican las acciones de determinados grupos que buscan la mejora del ambiente integrando al ser humano en éstas.

La adopción de un nuevo estilo de vida que implica integrar hábitos para obtener una mayor armonía con nuestro entorno es lo que se conoce como “vida verde” y es la manera de poder asumir poco a poco en nuestras vidas estos valores ambientales que el mundo viene proponiendo desde hace varias décadas con el fin de involucrar más al hombre con lo natural.